Decir la verdad vale mucho más que un silencio sepulcral. En el primero quizá cometamos una falta, en lo segundo somos cómplices de nuestra destrucción.